UP La Vecilla
Santa Colomba de Curueño Valdepiélago La Vecilla Valdelugueros
Ministros de la Palabra
Medalla Virgen Milagrosa

Día del Seminario

cabeceraDiaSeminario2015

El Obispo de León

“SEÑOR, ¿QUÉ MANDÁIS HACER DE MÍ?”
Carta pastoral con motivo del Día del Seminario

Queridos diocesanos:

En este año jubilar conmemorativo del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, dedicado también a la Vida consagrada y de cara al DÍA DEL SEMINARIO, parece una excelente idea recurrir al testimonio de nuestra Doctora de la Iglesia, que trató a muchos sacerdotes, tanto seculares como religiosos, y que ayudó a algunos a convertirse y enderezar su vida. Entre los que ella conoció y de los que más la ayudaron. Sobresale el Maestro san Juan de Ávila, de quien recabó expresamente un dictamen sobre el libro de la Vida, del que recibió algunas cartas y a quien todavía recordaba con gratitud y veneración en 1576. De otro sacerdote, Julián de Ávila, que la acompañó como capellán en sus viajes y fundaciones escribe: “muy siervo de Dios y desasido de todas las cosas del mundo y de mucha oración” (Fundaciones, 3,2). Esta sencilla frase pone sobre la pista de la idea que nuestra Santa tenía del ideal sacerdotal.

Santa Teresa, sin conocer probablemente las orientaciones de su tiempo sobre la formación de los sacerdotes, tenía muy claras algunas ideas al respecto. Para ella el sacerdote debía ser competente en la Sagrada Escritura, sentirse urgido a la santidad y responsable no solo de las almas confiadas a su cuidado sino también, significativamente, de la Eucaristía, como se puede apreciar en esta cita: “Entendía bien cuán más obligados están los sacerdotes a ser buenos que otros, y cuán recia cosa es tomar este Santísimo Sacramento indignamente” (Vida, 38,23).

Tampoco se quedaba corta al referirse a la ejemplaridad y liderazgo del sacerdote en la comunidad de los fieles. Veía la Iglesia como una militancia con vistas al Reino de Dios, y no dudaba en llamar a los sacerdotes “los capitanes” al servicio de Cristo. Por este motivo consideraba que han procurar la perfección cristiana, de manera que: “más hará uno perfecto que muchos que no lo sean” (Camino, 3,5). Estaba muy claro para nuestra Santa que sin vida interior, sin colaboración con la acción de la gracia de Cristo, cualquier acción pastoral estará limitada en su eficacia.

¿Qué nos dice todo esto de cara al DÍA DEL SEMINARIO como jornada eclesial de oración y de colaboración? Según el lema escogido: “Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?”, frase tomada de una de las poesías teresianas: “Vuestra soy, para vos nací”, la necesidad de cumplir la voluntad de Dios en nuestra vida a imitación de nuestro Salvador (cf. Jn 4,34). Santa Teresa de Jesús decía: “Lo que da valor a nuestra voluntad es juntarla con la de Dios” (Cartas). En este sentido la Santa nos invita a esforzarnos en descubrir esa voluntad y en tratar de adaptarnos a ella poniendo en práctica no lo que nosotros queremos sino lo que quiere Él. En el campo de una vocación específica como es la del sacerdocio, el poner todos los medios a nuestro alcance para secundarla invitando también a los demás a hacer lo mismo. Aquí entraría también la necesidad de colaborar con la promoción de las vocaciones al ministerio sacerdotal y de apoyar activa y efectivamente a nuestros Seminarios, ayudando por todos los medios a formadores y alumnos a “juntar su voluntad con la de Dios”, a ejemplo de Santa Teresa.

Con mi cordial saludo y bendición:

+ Julián, Obispo de León

Miércoles de Ceniza

Miércoles de cenizaEVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 6, 1-6.16- 18

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

— Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga.

Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga.

Cuando tú vayas a rezar entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu padre, que ven en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis no andéis cabizbajos, como los farsantes que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga, Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

Octavario de oración

2015OracionUnidadCristianos

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

Del 18 al 25 de enero de 2015

Bautismo del Señor

Bautismo2EVANGELIO DE SAN MARCOS 1, 7-11

En aquel tiempo proclamaba Juan:
Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco ni agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero el os bautiza con Espíritu Santo.
Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán. Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo:
Tú eres mi hijo amado, mi predilecto.

Este domingo del Bautismo del Señor es frontera entre el Tiempo de Navidad y el Tiempo Ordinario. Es el final de celebraciones navideñas.

En el Bautismo se centra el misterio de nuestra vida: el pasado del pecado, el presente de hombres y mujeres nuevos con toda la esperanza ante la salvación. Hoy podíamos aprovechar para pedir al Señor que la gracia de que nuestro bautismo cale en nuestra vida, y seamos luz para los que nos rodean.

Todos estamos llamados a insertarnos y dar fruto en la Iglesia por medio del bautismo. Y tomar conciencia de que la tarea de todo bautizado es: vivir siendo signo, siendo luz; desterrar toda injusticia, buscar la hermandad entre los hermanos y ayudar a construir un mundo nuevo donde reine la paz y el amor. Es una bella tarea para meditar a lo largo del día hoy… y para todos los días.

Epifanía del Señor

reyes-magos-2Evangelio según san Mateo (2,1-12)

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.»

Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.

Ellos le contestaron: «En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel.”»

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.»

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

¡¡¡FELIZ DÍA DE REYES PARA TODOS!!!

Calendario
diciembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Administración